02
sep
10

Tratamiento de la Amebiasis

El tratamiento de la amibiasis intestinal debe hacerse siempre, pues aún en personas asintomáticas es necesario exterminar los parásitos del intestino con dos finalidades: evitar que en algún momento haya invasión de los tejidos y eliminar la fuente de infección. Los fármacos para tratar la amebiasis pueden clasificarse según su principal lugar de acción.

Los amebicidas luminales se absorben poco y alcanzan elevadas concentraciones en el interior del intestino, pero su actividad se limita a los trofozo¡tos que están junto a la mucosa. En EE.UU. se dispone de tres fármacos luminales: el iodoquinol, la paramomicina y el furoato de diloxamida (En Colombia no disponemos de la paramomicina, pero contamos adicionalemente con la Clefamida, el Teclozan y la Etofamida) . Las indicaciones para la utilización de los agentes luminales son los pacientes con colitis o un absceso hepático y el tratamiento de portadores asintomáticos.

Los pacientes con colitis amebiana deben tratarse con rnetronidazol, 750 mg, tres veces al d¡a, por v¡a IV o por v¡a oral, durante diez d¡as. Entre los efectos colaterales se encuentran las náuseas, los vómitos, el malestar abdominal y un efecto tipo disulfiram. Los imidazólicos, tales como el tinidazol y el ornidazol, son igual de eficaces. Todos los pacientes deben recibir una pauta completa de tratamiento con un agente luminal. No se ha documentado la resistencia al metronidazol. Las reca¡das probablemente representan una reinfección o un fracaso en la erradicación de las amebas del intestino, debido a una dosis o a una duración inadecuada del tratamiento.


El metronidazol es el fármaco de elección para el tratamiento del absceso hepático amebiano. La utilidad del metronidazol en una sola dosis o en pautas abreviadas es importante en las áreas endémicas con un acceso limitado a la hospitalización. Deben evitarse, si es posible, agentes terapéuticos de segunda l¡nea, tales como la emetina y la cloroquina, debido a los posibles efectos colaterales cardiovasculares y gastrointestiinales del primero y el mayor ¡ndice de recidivas del segundo.

No existen pruebas de que el tratamiento combinado con dos fármacos sea más eficaz que la pauta con un sólo fármaco. Todas las pautas de tratamiento deben contener un agente luminal para erradicar los quistes y para impedir la posterior transmisión.

En conclusión las pautas para el tratamiento de la Amibiasis deben ser las siguientes:

  • Los amebicidas tisulares tienen poca actividad contra las amebas luminales
  • Ninguno de los amebicidas ejerce efecto sobre los quistes. La erradicación de los quistes se logra al eliminar los trofozoítos
  • El criterio de curación no es clínico sino de laboratorio

Bibliografia

Ravdin. Jonathan. Amebiasis. Serio on tropical medicine. Volumen 2. Editorial Imperial Colege Press. Inglaterra 2000.


About these ads

2 Responses to “Tratamiento de la Amebiasis”


  1. septiembre 14, 2010 en 12:28 am

    Los diferentes tipos de amebiasis pueden ser mortales para el ser humano si no son tratados a tiempo. Pero ¿cuáles son los examenes de laboratorio especificios para esta patologia?

    • septiembre 19, 2010 en 4:14 am

      Los examenes de laboratorio se utiliza para el diagnostico de la amebiasis intestinal y se basa en la deteccion de la E. histolytica en las heces o los tejidos; se examinan bajo el microscopio en busca de trofozoitos móviles (se refiere a la forma vegetativa activa, la ameba en si, no huevos o celulas), en preparaciones en fresco de heces liquidas y semiformadas recientes. La amebas suelen mostrarse con mas facilidad en los copos sanguinolentos de moco de las heces (En ocasiones para llegar al diagnóstico hay que examinar 3-6 muestras de heces). En los pacientes sintomáticos, la proctoscopía permite a menudo mostrar lesiones en la mucosa. Hay que efectuar siempre una aspiración de las lesiones y un examen del material aspirado en busca de trofozoitos. El diagnóstico de amebiasis extraintestinal es más difícil. En general el examen de las heces es negativo y rara vez puede demostrarse la presencia de trofozoitos en material purulento. En algunos casos con sospecha clínica de absceso hepático amebiano el único método de diagnóstico que tiene alguna utilidad es la administración de prueba con amebicidas. Las pruebas serológicas ofrecen resultados positivos en casi todos los enfermos con absceso hepático amebiano, y en mas del 80% de los que tienen disentería amebiana aguda. Las pruebas con mayor grado de sensibilidad que se dispone son la hemoglutinación indirecta y la de inmunoabsorción de tipo enzimático (ELISA).


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: