05
Sep
10

clasificación Amebicidas

Por: Diana Acuña

SUMARIO
Clasificación, mecanismo de acción, efectos indeseables más frecuentes y usos.

OBJETIVOS.
Relacionar el uso de los amebicidas y antihelmínticos en la practica médica teniendo en cuenta su principal mecanismo de acción y efectos indeseables.

Protozoos

Las cuatro clases de protozoos tienen agentes patógenos para la especie humana.
-La clase Sarcodina provoca la enfermedad amebiana.
-La Mastigophora (flagelados) causa giardiasis (lambliasis), leishmaniasis, dientamebiasis, tricomoniasis y tripanosomiasis.
-La Ciliophora (ciliados) produce balantidiasis.
-Los Sporozoa originan malaria malaria, toxoplasmosis, neumocistosis y coccidiosis (isosporiasis y criptosporidiasis).

Amebicidas

Actúan sobre las amebas que se encuentran en:
La luz intestinal.
La pared intestinal u otros órganos.
Varios sitios simultáneamente.

Algunos amebicidas actúan sobre las amebas que se encuentran en la luz intestinal, otros lo hacen sobre las que parasitan la pared intestinal u otros órganos, y algunos actúan en varios sitios simultáneamente.

Amebicidas en la luz intestinal o de contacto: son el yodoquinol (diyodohidroxiquinoleína), el diloxánido y el antibiótico paromomicina. La quinfamida está en fase de ensayo.
Amebicidas tisulares: la emetina y su análogo deshidroemetina, y la cloroquina.ç
Amebicidas intestinales y tisulares
: el metronidazol.
Otros nitroimidazoles de semivida más prolongada son: tinidazol, ornidazol y secnidazol.

La selección de amebicidas se realiza basándose en los siguientes criterios:

a) La amebiasis crónica, no disentérica y asintomática, propia del portador de quistes, debe tratarse con un amebicida de la luz intestinal
b)En la amebiasis intestinal, el parásito se encuentra en la luz, en la superficie de la mucosa y en el interior de la pared intestinal; por ello es de elección el metronidazol.
c) Los abscesos hepáticos se tratan con metronidazol, siendo conveniente administrar también un amebicida de la luz (yodoquinol o diloxánido) para eliminar la fuente primaria.

Las tetraciclinas no son amebicidas pero, al modificar la flora necesaria para la supervivencia de las amebas, pueden resultar útiles en las amebiasis intestinales.

GIARDIASIS

Produce por sí misma abundante patología intestinal, a la que se suma a menudo intolerancia a la lactosa. Los fármacos de elección son la quinacrina o atebrina y, si ésta no es tolerada por producir náuseas y vómitos, el metronidazol.


Puede emplearse también el tinidazol, cuya larga semivida permite administrar dosis únicas de 1,5-2 g/día. En los niños ha mostrado también clara eficacia la furazolidona en tratamientos de 7-10 días. En los casos más rebeldes es posible asociar quinacrina y metronidazol.

TOXOPLASMOSIS


Se debe al protozoo intracelular Toxoplasma gondii. A veces cursa de modo asintomático y otras con síntomas generalizados (retinocoroiditis, linfadenopatías, fiebre, erupciones maculares palmares y plantares, cuadros de tipo mononucleosis y meningoencefalitis). La enfermedad se manifiesta más agresivamente en enfermos inmunodeprimidos.


Se transmite por vía intrauterina al feto, ocasionando la toxoplasmosis congénita que puede afectar varios órganos.


El tratamiento de elección es a base de una sulfamida (trisulfapirimidinas o sulfadiazina) en combinación con la pirimetamina, en cambio, la combinación de sulfametoxazol con trimetoprima (cotrimoxazol) es ineficaz.

La Trichomonas vaginalis es la responsable de esta enfermedad transmitida en general por contacto sexual y que afecta tanto a mujeres como a hombres. La infección suele ser recurrente, lo que indica la existencia de focos de tricomonas que pueden estar alojados en la vagina y en sitios extravaginales: uretra masculina y femenina, glándulas y  conductos periuretrales y recto. Originan vaginitis, uretritis y prostatovesiculitis.


El fármaco de elección es el metronidazol. Localmente se puede usar el antiséptico yodopovidona.


Está producida por el esporozoo P. carinii, que en general no ocasiona infección a menos que se encuentre alterada la respuesta inmunológica por otra enfermedad, por fármacos o por malnutrición.


En su primera fase, los síntomas son generalizados con tos, disnea con o sin taquipnea, palidez, molestias torácicas, cianosis en la región perioral e hipoxemia. Posteriormente se establece la neumonía intersticial de células plasmáticas con infiltración pulmonar; si no se trata, la mortalidad alcanza el 50 %.


El fármaco de elección es el cotrimoxazol, pero algunos enfermos inmunodeficientes, sobre todo con sida, presentan excesivas reacciones adversas a este fármaco, por lo que es mejor utilizar pentamidina, según las pautas descritas.

http://www.portalesmedicos.com/publicaciones/articles/530/1/Guia-para-el-estudio-de-los-medicamentos-antiprotozoaricos-y-antihelminticos.html

Guia para el estudio de los medicamentos antiprotozoaricos y antihelminticos

Anuncios

7 Responses to “clasificación Amebicidas”


  1. septiembre 15, 2010 en 9:00 am

    Hola Diana, tengo una pregunta en cuanto a la toxoplasmosis, cuando la toxoplasmosis es asintomática, ¿como hace la persona para saber que tiene esta enfermedad, es totalmente asintomática o llega un punto en el cual se presenta un síntoma crónico?

    • septiembre 15, 2010 en 4:53 pm

      Hasta la aparición de las técnicas de biología molecular, el diagnóstico etiológico de la toxoplasmosis se ha basado, casi exclusivamente, en la detección de anticuerpos específicos en suero, reservándose las técnicas de inoculación al ratón y el cultivo celular para las infecciones graves o potencialmente peligrosas, como la infección aguda en la embarazada, la toxoplasmosis cerebral y la infección congénita. Estas pruebas diagnositcas toman mayor peso, en pasientes HIV+ y en mujeres embarazadas en las que se sospeche dicha infeccion.

    • 4 dianiviris123
      septiembre 19, 2010 en 5:58 pm

      QUE TAL CARLOS, FIJATE QUE MI CONOCIMIENTO GENERAL ACERCA DE LA TOXOPLASMOSIS, ES QUE LA MISMA SE DESARROLLA EN CUALQUIER PERSONA DE CUALQUIER EDAD, COMO SI SE TRATARA DE UNA FUERTE GRIPE, ES ENTONCES IMPOSIBLE QUE LA PERSONA QUE HAYA PADECIDO UNA TOXOPLASMOSIS SE ENTERE EN ALGUN MOMENTO O DIFERENCIE DICHA ENFERMEDAD DE UNA GRIPE FUERTE COMO ANTES TE MENCIONE, EN CASO DE QUE LA TOXOPLASMOSIS SE PRESENTARA EN UNA MUJER EMBARAZADA, PUES LOS RIESGOS Y SINTOMAS SON OTROS, POR LO CUAL SE HACE NECESARIO ELABORAR UNA SERIE DE EXAMENES PARA DIAGNOSTICAR LA ENFERMEDAD Y ASI MISMO LA APLICACIÓN DE UNA SERIE DE MEDIDAS Y MEDICAMENTOS PORQUE COMO ES DE ESPERARSE LA VIDA DEL BEBE SE ENCUENTRA EN RIESGO. A CONTINUACION TE ADJUNTO CIERTA INFORMACION QUE ENCONTRE CON SU RESPECTIVA BIBLIOGRAFIA, FELIZ DIA.
      DIANA ACUÑA

      • 5 dianiviris123
        septiembre 19, 2010 en 5:59 pm

        TOXOPLASMOSIS
        La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa ocasionada por un parásito, el Toxoplasma gondii, protozoario intracelular obligado.
        La toxoplasmosis puede ser aguda o crónica, sintomática o asintomática. La infección aguda recientemente adquirida suele ser asintomática en niños mayores y adultos; y en caso de presentar síntomas y signos (enfermedad aguda) estos suelen ser de corta duración y autolimitados. En la mayoría de los casos persiste como quistes en los tejidos pero la persona no suele tener manifestaciones clínicas (infección crónica), pero en otros casos se presenta con formas clínicas persistentes o recurrentes (enfermedad crónica).
        Consideraciones particulares de las distintas situaciones

        1) Infección adquirida aguda en el adulto sano
        El período de incubación es de 10 a 17 días.
        En general la infección es asintomática u oligosintomática, benigna y autorresolutiva. Solo 10 a 20% de las personas que sufren la infección toxoplásmica aguda tienen síntomas. Lo más frecuente es la forma seudogripal o el sindrome mononucleótico con fiebre, malestar general, mialgias, astenia, odinofagia, erupción cutánea, hepato y/o esplenomegalia. Las adenopatías pueden ser múltiples y diseminadas, localizadas e incluso única. Los ganglios especialmente afectados son los cervicales y supraclaviculares. Pueden ser indoloros o sensibles a la palpación, elásticos o firmes, en general no mayores de 3 cm, libres y no supuran. Las adenopatías retroperitoniales y mesentéricas pueden causar dolor abdominal. En la infección adquirida es poco frecuente la coriorretinitis, la que habitualmente se observa en las formas congénitas. Con relativa frecuencia se produce una hepatitis leve y de corta duración, que se traduce por aumento moderado de las transaminasas (2 o 3 veces su valor normal). En el hemograma suele observarse una linfocitosis con linfocitos de irritación.
        A veces la resolución es lenta en el curso de meses a 1 año o más. Raramente se desarrolla una enfermedad diseminada con miocarditis, hepatitis, encefalitis y/o neumonitis.

        Cuando la mujer adquiere la infección toxoplásmica aguda durante la gestación, puede transmitirla al embrión o feto, según la siguiente secuencia: infección aguda, parasitemia materna, infección placentaria, parasitemia fetal.
        Se acepta que las infecciones previas a la concepción no causan toxoplasmosis congénita. Una excepción la constituye la embarazada inmunodeprimida por el VIH o con otra causa de inmunodepresión celular severa (linfoma o en terapia inmunosupresora) en quien la infección crónica latente puede reactivarse y causar reiteradas parasitemias. Las consecuencias para el feto infectado son más graves en el primer trimestre. La infección transmitida en los primeros meses de embarazo puede terminar en aborto, muerte fetal o anomalías congénitas severas de traducción ecográfica.
        Bibliografía
        Veronesi R., Focaccia R. Tratado de Infectología. Ed. Atheneu. 1997. Sao Paulo. Frenkel J.K. Toxoplasmose.Cap. 99: 1290-1305.
        – Hernández O., Braselli A., Purtscher H., et al. Toxoplasmosis encefálica en pacientes con sindrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). Rev Med U. 1990; 6(3): 192-6.
        – McCabe R, Chirurgi V. Issues in toxoplasmosis. Infect Dis N A. 1993. 7(3):587-604
        – Giovangrandi Y.,Costa J.M., Malka D. Maladies infectieuses au cours de la grossesse (I). Rev Prat (Paris). 1995; 45:2065-83.

  2. septiembre 19, 2010 en 6:49 am

    Buena la informacion ,solo tengo una duda que es la dientamebiasis?

    • 7 sergioalhc18
      septiembre 19, 2010 en 6:42 pm

      HOla Jackeline, respondiendo a tu pregunta me permito extenderme a continuacion con la siguiente informacion espero te ayude.

      La dientamoebosis o dientamoebiasis es la parasitación por el protozoo Dientamoeba fragilis

      Diferentes estudios clínicos en pacientes infectados únicamente por D. fragilis, señalan con mayor frecuencia las siguientes manifestaciones clínicas: dolor abdominal, diarrea persistente, anorexia, heces anómalas (sanguinolentas, con moco, blandas), fatiga o astenia, náuseas, vómitos, pérdida de peso, flatulencia, eructos y tenesmo. En población pediátrica, la diarrea es el signo más frecuente en fase aguda (menos de siete días), mientras que el dolor abdominal lo es en la infección crónica (más de 60 días). La duración del cuadro clínico, que oscila entre una semana y dos años, ha resultado ser mayor en el sexo masculino y, sobre todo, en los menores de 10 años.
      En los pacientes con dientamoebosis también se han descrito infecciones biliares, fibrosis del apéndice, fagocitosis eritrocitaria y edematización de la mucosa intestinal. La eosinofilia, aunque es considerada generalmente un signo de infección helmintiana, también ha sido descrita, si bien parece estar más asociada con infecciones crónicas y con población infantil. Dientamoeba fragilis también se ha relacionado con colitis eosinofílica y colitis ulcerosa en los pacientes pediátricos. Significativo resulta el caso de una paciente que refería calambres abdominales, con diarrea de color verde-amarillento y estrías sanguinolentas ocasionales. Una biopsia intestinal confirmó la presencia de múltiples ulceraciones puntiformes y una muestra por aspiración de la ulceración evidenció abundantes trofozoítos de D. fragilis que resultaron ser la causa de la colitis ulcerosa invasora. Algunos pacientes pueden presentar urticaria y prurito anal, lo cual puede estar relacionado con reacciones alérgicas frente al parásito o a su supuesto transportador, E. vermicularis.
      Existe evidencia respecto de la implicación de D. fragilis en el síndrome de intestino irritable, o con síntomas similares a los de este síndrome, de manera que resultaría recomendable descartar esta protozoosis en pacientes con sintomatología gastrointestinal inespecífica.

      El diagnóstico de laboratorio de la dientamoebosis es directo, requiriéndose heces frescas ,ya que los trofozoítos degeneran a las pocas horas de abandonar el hospedador. En la observación fecal directa, D. fragilis suele presentar un aspecto redondeado, pasando inadvertido a menos que el analista sea consciente de la posibilidad de su presencia


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


septiembre 2010
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Autores

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: